Menu

             

A+ A A-

Tostado: Les robaron hasta los ahorros para comprar útiles escolares

Una humilde familia de nuestra ciudad, fue víctima de un robo en su vivienda. Los delincuentes les sacaron varios elementos de valor y un poco más de 1400 pesos que habían lograron ahorrar para la compra de útiles escolares. En su paso, destrozaron muebles y casi matan a golpes a una de las mascotas.


El hecho ocurrió este domingo en horas de la madrugada, en un domicilio ubicado en calle Juan Manuel de Rosas, cuando la familia se encontraba trabajando en un evento social.
Los malhechores rompieron una medianera que une un baldío al patio de la vivienda para ingresar al interior de la misma y lograr su cometido.
A través de la cuenta de facebook de este portal, la damnificada  Alicia Belizán, comentó el episodio de inseguridad para luego brindar su testimonio en “Mediodías del 2” –programa informativo del canal local-.
 “Estoy angustiada y siento mucha impotencia, porque no midieron las consecuencias; nos robaron años de trabajo y esfuerzo”, manifestó Alicia entre lagrimas. “Los ladrones aprovecharon que nos habíamos ido a trabajar y que en la casa no había nadie. Rompieron una ventana del dormitorio y  una vez adentro destrozaron las puertas de los roperos; revolvieron y tiraron todo de los cajones”, consideró que seguramente buscaban plata o algún objeto de valor.
De la casa, los delincuentes se llevaron un televisor LED de 40 pulgadas marca Philips, color negro cuyas cuotas todavía está pagando; una plancha eléctrica, un celular que se estaba cargando, una garrafa de 15 kilos color gris. “Robaron 1.400 pesos que con mucho esfuerzo, mis hijos ahorraron para comprar los útiles escolares. Siento mucha impotencia, porque son delincuentes que  no les importa nada, que  duermen todo el día, no trabajan  y lo único que producen es daño a los  que con sacrificio y muchas horas de trabajo intentan sobrevivir”.
“Nosotros vivimos el día a día. No nos sobra”, remarcó Alicia quien junto a su hija trabaja en eventos sociales como moza, en tareas domésticas e incluso hace pan casero para vender, mientras que su marido hace “changas”. “Ahora no sólo tenemos que reponer las cosas que nos robaron y nos llevó tanto tiempo comprar sino que tenemos que reponer todo lo que nos rompieron. Da mucha bronca tener que seguir pagando algo –por el televisor- que lo va a usar otro”.
Los malvivientes además golpearon a uno de los perros de la familia dejándolo prácticamente moribundo. “No tenían necesidad de hacer eso”, expresó con dolor la damnificada.
Sobre el cierre de la entrevista, apuntó al mercado negro y al circuito detrás de los robos: “Yo les quiero decir a quienes me escuchen que comprar barato es el sacrificio del otro”.
Al hacerse pública la noticia, la familia recibió la colaboración de vecinos de la ciudad que acercaron útiles y la agrupación protectora “Colitas y patitas” se hizo cargo de la atención médica de la mascota de la familia.
La denuncia fue radicada en sede policial.