Conocé nuestros servicios
Miércoles 17 Julio, 2024 13:33

Música en la Soon


Ver programación

INTERES GENERAL

Chagas: no se detectaron nuevos casos en los menores de 5 años


Chagas: no se detectaron nuevos casos en los menores de 5 años

Fue certificado por la OPS y significa que no hubo transmisión de la enfermedad a través de la vinchuca. Se hicieron controles en niños, viviendas, embarazadas y donantes de sangre.

Santa Fe es una de las tres provincias argentinas, junto a Misiones y San Luis, que aprobaron la certificación y re-certificación de la interrupción vectorial y transfusional de la enfermedad de chagas. Así lo anunció esta mañana el ministro de Salud, Miguel Ángel Cappiello.
“No es un tema menor, sino olvidado mucho tiempo, que está convirtiéndose en una política de Estado -también a nivel nacional-: disminuir la transmisión vectorial (a través de la vinchuca). Esto fue certificado a través del Ministerio de Salud de la Nación y los organismos internacionales, como la Organización Panamericana de la Salud (OPS)”, destacó el ministro.
La provincia cumplió con los requerimientos exigidos por la OPS. “Son varios indicadores: estudios serológicos (detectan la presencia de anticuerpos contra un microorganismo), donde no tiene que haber casos nuevos en los últimos tres años por transmisión vectorial; análisis en las viviendas, donde la presencia de vinchuca tiene que ser menor al 1 %; y el control serológico en la sangre a transfundir”, detalló Marcelo Nepote, director del Programa de Control del Chagas.
Es decir, la estrategia para controlar el chagas contempla varios aspectos: el control de la vinchuca en las zonas rurales de mayor riesgo; la transmisión congénita (de madres infectadas a sus bebés) en hospitales y efectores públicos; y la transmisión transfusional (en donantes y bancos de sangre).
El foco en los niños
La OPS exige analizar todos los menores de 15 años. “En el norte provincial se les sacó sangre a los menores de 15 años. Se toma esa edad como corte porque el tratamiento que tenemos es muy efectivo para esa edad. Además, focalizamos en los niños porque nueve de cada diez personas picadas por vinchuca son menores de diez años. Por eso, es a los que más debemos proteger para evitar que se infecten”, explicó Nepote.
Durante el 2011 se analizaron 3.222 menores de 15 años que viven en el norte de la provincia. De ese total se detectaron sólo 31 casos positivos, que representan el 0,96 % de prevalencia, según estadísticas del Ministerio de Salud de la provincia y del Centro de Investigación sobre Endemias Nacionales de la Facultad de Bioquímica de la UNL. En 2005, la prevalencia en esa franja etaria era 4,11 %, y en 2010 del 2,53 %.
El indicador clave para saber si la transmisión disminuyó es el estudio de los chicos que tienen menos de cinco años. “No hemos detectado casos nuevos en menores de cinco años, lo que indica que no hay transmisión vectorial. Sí detectamos cinco casos positivos, pero son hijos de madres con chagas. Es decir que la transmisión no fue por el vector, sino por la madre durante el embarazo”, precisó el director del programa.
Según las estadísticas, sólo el 3 ó 4 % de las embarazadas transmiten el chagas a sus hijos. “Hay que esperar que el bebé nazca para detectar si el niño tiene chagas y darle el tratamiento”, indicó.
Según Cappiello, ésta es una de las metas para llegar a “chagas cero”, desafío que va a implicar un tiempo prudencial. “Tenemos que trabajar en la disminución de la transmisión vertical de madre chagásica a hijo. Para eso estamos produciendo los medicamentos en el Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF), los controles y trabajando en erradicar la vinchuca”, contó el ministro.
Otro aspecto pendiente -según Nepote- es darle atención cardiológica a los mayores de 30 años, que tienen la enfermedad hace tiempo.
Erradicar la vinchuca
Además de los exámenes a niños, se analizaron 5.498 viviendas del norte provincial: en 119 se encontraron vinchucas y se aplicó el insecticida apropiado para su control. “Nuestro trabajo se basa en la eliminación del vector en el intradomicilio, que es el lugar donde duermen las personas. Contamos con un fuerte apoyo de técnicos provinciales y nacionales, que evaluaron y buscaron la vinchuca en los departamentos 9 de Julio, Vera, San Cristóbal y General Obligado.
Realizamos una fuerte acción de control vectorial, a través de tareas de rociado con insecticida para eliminar la vinchuca”, señaló Nepote.
Las tareas de rociado son fundamentales, pero también hay que educar a la población. “Esto fue acompañado de la concientización de la comunidad en la higiene y el orden de la vivienda, y en la mejora de las construcciones para que no queden lugares donde se aloje la vinchuca”, agregó.
Consultado acerca del conocimiento que tiene la población sobre esta enfermedad, el bioquímico comentó:
“Es variado. La población mayor de 30 años conoce mucho la enfermedad y sabe identificar la vinchuca. Esto da la pauta de lo que era la enfermedad hace 30 ó 40 años, cuando entre el 50% y el 60 % de las viviendas tenía vinchucas. A los más jóvenes les cuesta identificarla; posiblemente eso demuestra que no hay tantas vinchucas como hace unas décadas”.

 

 

Comentarios