Conocé nuestros servicios
Programación Canal 2
Jueves 14 Noviembre, 2019 02:49

Música en la Soon


Ver programación

Tendencias

Carlos Claá, periodista tostadense que se afianza en su profesión

El periodista tostadense, con trayectoria en Clarín, Canal 26, revista Noticias y TN, debutó el lunes en “De Diez”, la nueva propuesta de la mañana de LT 10. A horas del estreno, conversó con El Litoral sobre sus experiencias y este nuevo desafío.Carlos Claá es el nuevo nombre que LT 10 Radio Universidad sumó (junto a residentes de la casa, como Alejandra Pautasso, Daniel Jovellano y Charly Morzán) para “De Diez”, el programa que debutó el lunes en el horario central de la emisora, de 10 a 13. Formado en Capital Federal en gráfica y televisión, encontró la posibilidad de volver a sus raíces sumando lo aprendido en el camino.

Pocas horas después del debut radiofónico, con las vivencias en caliente, conversó con El Litoral sobre su experiencia previa y el camino que ahora comienza a desandar.

De regreso

—Sos santafesino, pero tu carrera la hiciste en Buenos Aires.

—Nací en Tostado, estuve cinco años en Santa Fe estudiando abogacía: me vine a los 18, me recibí de abogado, pero siempre con la idea de irme a estudiar periodismo a Buenos Aires; con lo cual fue una continuidad de mi carrera.

—¿Por qué abogado?

—Mi viejo es abogado, mi hermano también. No quiero decir que tenía un mandato porque parece casi una imposición; sino que escuchaba tanto hablar de abogacía que sentía que eso era lo que tenía que hacer. No me arrepiento, porque me dio una base de conocimientos que me sirvieron después para cuando empecé a estudiar periodismo, verlo desde otro lado. Por supuesto me tocó estudiar periodismo con chicos de 18 años, con la madurez propia que tienen, al lado de uno de 22 ó 23. Cada carrera es particular; me parece que la mía fue interesante desde ese aspecto.

Después empecé a trabajar allá: empecé en Clarín, justo en la época del 7D, cuando Cristina (Fernández de Kirchner) peleaba por ver si se quedaba o no con Clarín; un momento complicado para el diario. En medio de esa crisis me fui a trabajar con Alfredo Leuco en Canal 26; después a revista Noticias, y ya me quedé con esas dos cosas hace más o menos seis años. Con Leuco nos fuimos a TN, así que TN y Noticias son mis trabajos en Buenos Aires, pero cada vez viniendo más para acá.

—¿Qué es lo tentador de volver?

—Hay muchas cosas para un chico de Tostado. Cuando uno piensa en la familia Santa Fe es una apuesta mucho más tentadora que Buenos Aires, al menos en lo que veo de mis compañeros de trabajo allá y los sacrificios que tienen que hacer: las distancias son largas, las horas de trabajo son muchas… Bueno, eso acá también, pero uno tiene una cercanía con su familia que allá no tiene, y eso me fue tirando a volver.

Lo que sí elegí volver no de una manera abrupta, sino paulatina e intentando mantener los lazos: trabajar desde Santa Fe con Buenos Aires y desde Buenos Aires agregándole algo de Santa Fe. Yendo y viniendo pero con esa intención, pero que sea enriquecedor para los dos lugares. Aquí imponer un poco una agenda nacional, mano a mano con los protagonistas gracias a mis fuentes, y desde allá tener una mirada nacional con el arraigo del interior, que el porteño no entiende: nació ahí, conoce lo que ve, y sabe de las otras provincias, pero todavía hoy confunden Rosario con Santa Fe.

Hablan de partidos en el Conurbano que son límites imaginarios, porque es una casa o un edificio al lado del otro; que de acá a Tostado tenga 320 kilómetros de mucho campo les sorprende.

—¿Cuánto estás allá?

—Ahora empiezo a estar sólo dos días: pude arreglar con mis dos trabajos. Con el celular e Internet trabajo todos los días, pero tengo la ventaja de trabajar desde Santa Fe. En la web de Noticias publico todos los días notas. Antes era todo el tiempo, después fueron tres días, y ahora son sólo dos.

En el aire

—Habías hecho gráfica y televisión. ¿Qué te tentó de la radio?

—Todo. Tuve una experiencia con el Cholo Gómez Castañón en Radio Colonia; y lo que podía ver, o me contaban los que trabajaban en radio, que era una casa en la que te encontrás con tu gente. Los oyentes son casi tus amigos, es un trabajo con otras aristas que no tiene la gráfica, que es mucho más sufrida, y mucho menos tiene la televisión, que es efímera.

El problema está en las métricas: en la televisión domina el “minuto a minuto”, y ahora en la web lo hace el Analytics. Entonces uno hace lo que las masas mandan, que muchas veces no es lo que uno está convencido y cree que su público tampoco pero va hacia ahí. Me parece que en la radio todavía se conserva eso de hacer lo que uno tiene ganas, y el que se suma a la oferta es porque tiene ganas de escucharlo.

Me tentó la oportunidad de unir la pata nacional y la pata local. El grupo que trabaja conmigo es maravilloso; son buenísimos, excelentes profesionales: Charly Morzán, Alejandra Pautasso, Daniel Jovellano y Aquiles Noseda, más el grupo de producción.

Se va cerrando un ciclo: de chico escuchaba mucho la radio, me levantaba todas las mañanas odiándola, porque iba a la escuela, mi viejo la escuchaba fuerte y me tenía que levantar con eso. Hice una carrera un poco al revés, pero estoy volviendo al lugar desde donde elegí hacer periodismo: escucharlo a (Guillermo) Tepper a la mañana, esa cajita mágica de la radio.

—¿La propuesta llegó antes o después de la decisión de volver?

—Después, pero fue tan simultáneo que se confunde. La idea ya estaba, pero la propuesta me obligó a tomar la decisión y plantearlo en Buenos Aires. Tengo que agradecer que me hayan dicho “no hay ningún problema, si seguís cumpliendo como hasta ahora”.

—¿Cómo fue el debut?

—Como también se ve por Litus el programa, decía: “Qué suerte que está cerrado el escritorio abajo, porque no se ve cómo me tiemblan las piernas”. Me la hicieron muy fácil los chicos: es una mesa ya consolidada, que lo manejan solos. Simplemente tuve que poner una voz más. Me sentí ya compañero de mucho tiempo, muy cómodo; y esperando que guste y la gente se sume.

—Y que se enganche con la voz.

—Sí, por supuesto: eso es vital para la radio. Es una voz acompañándote durante tres horas todas las mañanas, un horario importante.

—¿Cómo preparás la agenda?

—Empecé otra forma: hoy me levanté a las seis de la mañana; normalmente lo hacía, pero a trabajar mucho más tranquilo en mi página Nexodiario.com, en revista Noticias. Hoy me levanté con mucha adrenalina a leer los diarios a full buscando los temas. Está muy bien sectorizado en el programa cómo nos dividimos, política en mi caso. Hoy sacamos a una periodista mexicana que trabajó en The New York Times y El País para que nos contara qué pasaba con Alberto Fernández pero desde allá.

Venimos de Mario Cáffaro que nos contó la noticia, Guillermo Tepper que nos profundizó, entonces buscamos darle una vuelta de rosca a la agenda. Además del entretenimiento: es una hora clave para distenderse un poquito, y Charly lo hace espectacular a eso.

—La radio te va dando la revancha, porque podés ir trabajando sobre la marcha.

—Hoy estuvo muy fuerte el caso del policía que mató al chico por la espalda (Lautaro Saucedo) e hicimos un comentario viendo el video. Habla de la honestidad periodista: uno ve algo, lo cuenta de la manera en que lo ve, hay gente a la que le parece bien y otra a la que no. Algunos decían: “Pero al final están alentando a que los policías no usen el arma”. Me dieron ganas de tener revancha, porque el tema quedó ahí y tenía cosas para contestar.

Eso es lo lindo de la radio: esa retroalimentación que en la televisión no existe y en la gráfica no tiene tanto ida y vuelta; más allá de que hoy la web te da un feedback, pero es muy violento y por ahí no tan sincero. Me pasa mucho en Noticias: trato de no leer los comentarios, porque muchas veces son gente paga de los espacios políticos o fanáticos, te van pegando de todos lados.

—¿Cómo será tu 2020?

—Se replanteó en noviembre, algo que no suele suceder. También vamos a tener un presidente que hasta hace seis meses no sabía que iba a ser candidato, así que no me puedo sorprender tanto de que me haya replanteado algo yo. No espero más que se consolide este proyecto: la radio es una prioridad absoluta, porque encontré algo que me encanta.

Y seguir haciendo este programa local, regional y local: me parece que cada vez más las audiencias tienen tanta proximidad con la noticia que buscan que le contemos desde el accidente y el alerta meteorológico a lo que pasa en la provincia, la nación y el mundo. Lograr una cohesión de toda esa información, con las herramientas del ir y volver: alguna ventaja hay que sacarle.

Fuente El Litoral

 

Comentarios